La Mejor Música del Mundo

Fm Tango Rosario propone en estas horas una completa programación musical de tangos con intérpretes de todos los tiempos. Relájese y disfrute de... "LA MEJOR MUSICA DEL MUNDO"...
Horarios:
...

Próximo programa
La Revista de La Tango

Biografia

Lunfardos

Letras de Caciones

Biografías

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Aróztegui, Manuel

(Por Juan Silbido)

Pianista y compositor
(4 de enero de 1888 - 14 de noviembre de1938)
Nombre completo: Manuel Gregorio Aróztegui

Oriental (uruguayo) nacido en Montevideo el 4 de enero de 1888, fecha exacta proporcionada por su sobrino Bernardo, pianista, que manifestó además, exhibiendo documentos, que la ortografía del apellido es con "z" y no con "s". En razón de que advertimos cierta generalizada confusión al respecto, entendemos haber aclarado el caso.

Narra Héctor y Luis Bates (en "La historia del tango") referencias bibliográficas del compositor que tratamos, incluimos una síntesis de las mismas:

«Contaba poco más de un año de edad cuando se radicó junto con su familia en Buenos Aires. Cursó estudios hasta tercer grado primario, pues confesó ser "rabonero". Desempeñó muy variados oficios.
«Su afición musical nació luego de oír a "Pacho" que, en esa época (1905), actuaba en un café sito en Thames y Guayanas (actual Niceto Vega).
«Se dedicó en momentos libres al aprendizaje musical: guitarra, mandolín y violín. Finalmente optó por el piano, cuyas primeras lecciones le dictó un sombrerero de nombre Leopoldo, luego los prosiguió con Carlos "Hernani" Macchi.
«En 1912, acompañabo por Paulino Facciona (violín) y Manuel Firpo (bandoneón), actuó en el café "El Maratón" (en Canning y Costa Rica). Un descomunal tiroteo concluyó con sus presentaciones al cabo de seis meses. Parece ser que el bandoneón atraía parroquianos belicosos.
«"El Capuchino", especie de cine-bar fue el nuevo escenario, ambiente más bien pacífico; su actuación allí se prolongó tres años. Su primer tango -"El apache argentino"-, se oyó allí por vez primera vez en 1913.»

Hemos constatado la existencia de un segundo tango, también titulado "El apache argentino" cuyo autor es Celestino Reynoso Basavilbaso.

Continuamos esta semblanza con las referencias que tuvo a bien brindarnos el ya citado señor Bernardo Aróztegui.

Nos exhibió la partitura manuscrita original del tango "El Cachafaz", fechada el 16 de octubre de 1913. Comprobamos que la misma se halla dedicada al actor Florencio Parravicini.

Los autores Héctor y Luis Bates consignan lo siguiente al respecto: «... en el año 1913, época en que también apareció otro tango de Aróstegui (sic), "El Cachafaz", dedicado al famoso bailarín Benito Bianquet, más conocido por el apodo que le sirvió a Manuel para bautizar su tango.»

Volvamos al relato. Manuel Aróztegui era frecuentemente invitado a participar en reuniones familiares; allí brindaba verdaderos conciertos de piano con gran deleite de los concurrentes.

Aquellas salas cinematográficas de la época del cine mudo, le contaron entre los pianistas que ilustraban las palpitantes secuencias de los "films" proyectados.

Un músico amigo, Emilio Lozzia, le dedicó el tango "Manunguito", con tal seudónimo le designaron afectuosamente los íntimos.

En determinadas ocasiones dictó lecciones musicales a discípulos de ambos sexos.

Aróztegui realizó la escritura musical del famoso vals "El aeroplano", inolvidable composición de Pedro Datta.

Su obra última, en colaboración con el poeta Luis Rubistein, se titula "Vengan muchachos", escrito en el año 1934 y grabado por la orquesta de Julio De Caro.

Algo alejado del quehacer musical, Aróztegui dedicóse posteriormente a la decoración de juguetes que luego correteaba.

En 1936, un ataque de arteriosclerosis le paralizó el brazo y pierna derechos; disminuida su capacidad de movimientos marchaba con el auxilio de un bastón.

Falleció de resultas de un síncope cardíaco el 14 de noviembre de1938, en su domicilio del barrio La Paternal (Biarritz 1812).

Se han mencionado de su producción escrita tres títulos, a ellos debemos agregar los que siguen: tangos: "Paraná", "Hasta la hacienda baguala", "Don Daniel", "En la rambla", "La gigolette", "Champagne tango", "El granuja", "El jai-leife", y "Más o menos"; valses: "El apache argentino" (homónimo al tango) y "Confidencia", inédito y dedicado a su señora Agustina; polcas: "La regalona" y "Amalia"; two step para piano: "Bon soir"; y la cifra criolla "A mi china".

Publicado en el libro: "Evocación del Tango", de Juan Silbido, Buenos Aires, 1964.

Arrieta, Roberto

(Por Abel Palermo)

Cantor y compositor
(12 de septiembre de 1915 - 17 de septiembre de 1978)
Nombre verdadero: Pedro Rosa Arrieta

Nació en la provincia de Santa Fe, fueron sus padres Pedro Arrieta y Emilia Mandarini. Siendo un niño aún, la familia se radicó en la ciudad de Buenos Aires.

Era un barítono, con un estilo bien porteño, de personal fraseo, con un modo muy particular por el cual fue reclamado por varios directores de orquesta, sobre todo por aquellos que daban especial importancia a la musicalidad y al ritmo.

Debutó a los 16 años con Juan Maglio "Pacho". Poco tiempo después, fue requerido por Carlos Di Sarli para suplir en su sexteto al cantor Antonio Rodríguez Lesende. Actuaron durante todo el año, en el café El Nacional y en el cabaret Casino Pigall.

En 1933, actuó con Juan Canaro, luego de un paso fugaz por las agrupaciones de Anselmo Aieta y Alejandro Scarpino. Al año siguiente integró el cuarteto "Los Magos del Tango", que actuaba en Radio Ultra y que estaba formado por el pianista Juan Polito, los bandoneones de Nicolás Pepe y Daniel Álvarez y el violín de Bernardo "Tito" Sevilla. Después, vino su paso por la orquesta de Pedro Laurenz y, a partir del año 1939, su debut como solista en LR3 Radio Belgrano, donde actuó durante dos años para luego continuar en Radio Mitre.

El cantor continuó creciendo y consolidando su estilo y fue requerido por el maestro Lucio Demare, para compartir los temas cantables de su orquesta con Juan Carlos Miranda. La primera grabación fue el 14 de abril de 1942: "Un tango guapo", de Oscar Roma y Roberto del Pino, luego vinieron "Soy muchacho de la guardia", de Agustín Irusta y Héctor Marco y "Canción de rango" de Raúl Kaplún y José María Suñé. Al final de año, tanto Arrieta como Miranda se desvincularon de la orquesta y fueron reemplazados, por un grande, el incomparable Raúl Berón.

Arrieta regresó como solista a Radio Belgrano y a diferentes locales nocturnos con gran éxito, pero su consagración definitiva se produjo cuando fue invitado a integrar la orquesta de Miguel Caló. Con ella hizo su primera grabación el 7 de agosto de 1945, el tango de Juan Polito y Luis Caruso "Quedó en venir a las nueve" y en el reverso del disco, la milonga "Cimarrón de ausencia". La pareja de cantores la compartió con Raúl Iriarte, quizás el dúo más importante que tuvo la orquesta y de mayor trascendencia en el continente, lo que posibilitó a ambos la posterior prolongación de sus carreras en distintos países de América, a partir de la crisis del tango que devino en Buenos Aires en los años '60.

En su paso por Miguel Caló, dejó registrados 26 temas como solista y 4 a dúo con Iriarte. Los más destacados: "Una tarde cualquiera", para mí su mejor interpretación, "En secreto", de Vicente Demarco y Alfredo Roldán y "A la gran muñeca", una de las pocas versiones grabadas con letra.

Arrieta se despidió del primer ciclo con Caló, grabando el 23 de septiembre de 1948, los tangos "Nunca más" y "Corazón de papel".

Ya desligado del conjunto, fue requerido para trabajar en Chile, donde se instaló y permaneció una larga temporada grabando con distintas formaciones. Luego realizó una gira por distintos países de Latinoamérica, regresando a la Argentina en 1954 y, junto a Alberto Podestá, se integró nuevamente a la orquesta de Caló.

El 23 de junio grabó el tango de Rodolfo Sciammarella, "Boca Juniors", dedicado al popular club de fútbol. Al año siguiente, participó con la orquesta dirigida por Leopoldo Federico en Radio Argentina, pasando luego a Belgrano y al Canal 7 de televisión, siendo acompañado por la orquesta dirigida por el excelente bandoneonista Alfredo Franco.

En 1957 volvió a grabar con Caló. El 18 de junio registró "Cuánta angustia" y luego partió en una extensa gira con la orquesta de Juan Canaro por el Brasil y México. En 1959, formó parte de un espectáculo en Estados Unidos junto a Astor Piazzolla y los bailarines María Nieves y Juan Carlos Copes. Entusiasmado por el reconocimiento del público se radicó en Norteamérica y, desde allí, hizo giras a varios países del continente.

De vuelta en Buenos Aires, en 1972, junto a Raúl Iriarte graban un disco larga duración, invitados por Miguel Caló, en el que interpreta "Tres esperanzas", "Mis flores negras" y "Todos vuelven", lamentablemente, serán las últimas grabaciones del maestro Caló, quien víctima de un síncope falleció al poco tiempo.

También nos legó varias obras como autor y compositor, algunas de ellas llegaron al disco: "Mil veces feliz" (compuesto por Oscar Kinleiner), grabado por él mismo acompañado por la orquesta de Jorge Dragone; y "Versos para mi madre" (en colaboración con Alfredo De Angelis y Alejandro Mariscotti), grabado por Alfredo De Angelis, cantado a dúo por Carlos Aguirre y Alberto Cuello. Otras de sus obras fueron: "Buenos Aires lejano", "Fuente de mis recuerdos", "Lágrimas de hombre", "Sin chance" (letra de Raúl Gramajo), "En lo de Tota" (letra de Enrique Dizeo), "Silencio Medellín" (música de Jorge Dragone), "Por más lejos que estés" (música de Aquiles Roggero), "Fue en diciembre" e "Historia de un viejo rosal" (ambos compuestos por José Canet), entre otros.

Poco a poco, las apariciones del cantor se van espaciando, no obstante ello, grabó un long-play para el sello Magenta. Muere joven, a los 63 años, en su entrañable Buenos Aires.

Artola, Héctor María

(Por Horacio Loriente)

Bandoneonista, director y arreglador
Apodo: Quico
(30 de abril de 1903 - 8 de julio de 1982)

Nació en la ciudad de San José (República Oriental del Uruguay), "mi querido pueblo" como solía decir, el 30 de abril de 1903. Antes de cumplir diez años iniciaba sus estudios musicales, tomó lecciones de piano y flautín, instrumento que se había comprado. En 1918 era también organista, actuando en casamientos y funerales de la iglesia y además del piano estudiaba bandoneón en un instrumento de medio teclado, labor esta que desarrollaba sin maestro.

En su juventud integró una pequeña orquesta con Manuel García Servetto y otros amigos. En 1920 realiza algunas actuaciones como pianista y conoce con Juan Baüer (Firpito), quien lo entusiasmó para que se radicara en Montevideo.

En 1921 se radicó en Montevideo para estudiar abogacía. Pero, lo primero que hizo Artola fue vincularse con los músicos de tango en los ambientes nocturnos. Conoció a Arolas y, en algunas oportunidades, reemplazó al pianista de su conjunto. Recordaba nítidamente que su primera interpretación, fue el tango de Manuel Jovés "Una más".

Se encuentra nuevamente con Juan Baüer y forman entonces un terceto con Roberto Zerrillo en violín, en el que a veces se agregaba el baterista Lambertucci. Este trío prolongó sus exitosas actuaciones durante más de un año.

En marzo de 1925 debuta en la orquesta de Carlos Warren, en la que también tocaba Edgardo Donato. En 1927, Artola integraba el elenco de Donato-Zerrillo, que también se presentaba en el teatro acompañando a Iris Marga, que cantaba "A media luz".

Recomendado por el cantor Juan Carlos Cohan, fue convocado por Eduardo Bianco para unirse a su orquesta en París. Bianco envió a Agesilao Ferrazzano a Montevideo con una carta contrato y la instrucción de convencerlo a que viajara con él enseguida. Sin pensarlo dos veces, Artola aceptó y embarcó hacia Europa, llegando el 24 de diciembre de 1927.

A su llegada a París, luego de apreciar la técnica de los bandoneonistas europeos, expresaba Artola: «Me dio vergüenza y me puse a estudiar como loco...»

Actuó en la orquesta Bianco-Bachicha, junto a Fioravanti Di Cicco, también uruguayo como él y los argentinos Ferrazzano, Mario Melfi, Miguel Tanga, Horacio Pettorossi, José Schumacher, complementándose el conjunto con músicos franceses. Ya en 1928 viajan a España y tienen una larga temporada en Barcelona.

Se separan los directores y Artola queda con Eduardo Bianco. Luego de un tiempo se aleja y viaja a Valencia donde se encontró con el trío Irusta-Fugazot-Demare en pleno triunfo y se incorporó a la orquesta, encabezada por Lucio Demare con el dueto de cantores, Irusta y Fugazot. La pareja de bandoneones la formaba Artola con Pedro Polito, que tuvieron gran aceptación.

Se desvincula del trío en Madrid, para dedicarse al estudio de armonía y contrapunto con maestros españoles. Por entonces tuvo actuaciones en una orquesta española denominada "Los Galíndez". En 1930 vuelve a París ingresando a la orquesta de Juan Bautista Deambroggio "Bachicha", presentándose en el cabaret "Montparnasse". Integraban ese conjunto Alfredo y Ricardo Malerba.

En 1931 viajan a Alemania en gira por varias ciudades. Al llegar a Hamburgo se encuentra con "Los ases argentinos del tango" y ante el disgusto de "Bachicha" se une a este conjunto, numeroso elenco en el que cantaba Francisco Fiorentino.

En los años 1932 y 1933, Artola se desempeña artísticamente en París, formando en las filas de la orquesta francesa "Allonge". Recibe noticias entonces sobre el precario estado de salud de su tía, la que lo había criado y resuelve retornar a Montevideo.

La revista "Cancionera" anunciaba el 4/10/34 el contrato de Artola para el acompañamiento de la celebrada cancionista Libertad Lamarque, junto al pianista Alfredo Malerba y el violinista Antonio Rodio. Esa labor de acompañamiento se prolongó hasta el año 1937.

Artola y Rodio dejan el acompañamiento de Libertad Lamarque, y se reúnen a Miguel Nijensohn (pianista), Miguel Bonano (bandoneón) y Francisco Fiorentino creando el conjunto "Los poetas del tango". Casi enseguida pasa a la orquesta de Francisco Canaro, sustituyendo a Federico Scorticatti.

En la temporada 1938 actúa con la orquesta de Rafael Canaro en París, hasta que, en 1940 las dificultades originadas por la guerra obligan su rápido retorno a Buenos Aires. De regreso, formó parte de la orquesta formada por Roberto Maida que actuaba en el cabaret "Ocean" con arreglos de Argentino Galván e integrada por excelentes músicos como: Héctor Stamponi, Emilio Barbato, Antonio Ríos, Julio Ahumada, Tití Rossi, Enrique Francini, entre otros.

Luego, Artola pasa a la orquesta estable de Radio "El Mundo", en tanto se dedica a los estudios de música en profundidad. También realiza trabajos de orquestación para diversos conjuntos e instrumentaciones para acompañamiento de intérpretes vocales.

En marzo de 1941 forma parte del elenco dirigido por Osvaldo Fresedo, ante el vacío producido por el deceso de Luis Petrucelli, labor que prolonga hasta fines del verano de 1942.

En 1949 deja de actuar como bandoneonista en la orquesta de Radio "El Mundo", consagrándose como director orquestal en esa emisora y en Radio "Belgrano" y realiza arreglos para muchísimos vocalistas, entre ellos para Oscar Alonso, por quien siempre sintió predilección.

Ha quedado el testimonio sonoro de su orquesta sinfónica argentina, realizado a comienzos de la década del 50, el maravilloso arreglo para el único disco de la orquesta de Elvino Vardaro en 1953 y en 1964, una obra con clima de tango llamada "Plegaria para un drama de tango". En Europa, entre 1931 y 1932 grabó unos discos, hoy inhallables con el cantor Luis Scalón y en Buenos Aires dirigió una orquesta con aire Disarliano, en la que actuaba el cantor Carlos Yanel, en 1956.

En 1967 se retira de la actividad musical, aunque todavía quedaría, a esta altura un hecho trascendente. El 8 de noviembre de 1968 estrena en la Iglesia parroquial de San Juan Bosco, "Como el incienso", primera composición en género tanguístico para iglesia, música de Héctor María Artola y versos de Roque de Paola.

No pueden quedar afuera de mención algunos de los exitosos tangos que aportó Artola a nuestra querida música popular. "Desconsuelo", "Marcas", "Tango y copas" y "Equipaje" con Carlos Bahr, "Falsedad" y "Serenidad" con Alfredo Navarrine, "En un rincón" con Homero Manzi.

Tal la prodigiosa trayectoria de la que nosotros consideramos como la historia -en la que faltarán detalles- de lo que fue la figura más distinguida en tango que ha dado el Uruguay, dicho así sin abundar en adjetivos pero haciendo justicia.

A fines de la década del 70, Héctor María Artola vuelve definitivamente a su tan querido pueblo de San José. Gravemente enfermo es trasladado a Buenos Aires, donde falleció el 8 de julio de 1982. Posteriormente sus restos fueron repatriados al cementerio de San José.

El Uruguay tanguero está en deuda con Héctor María Artola. En tanto, vive siempre en la admiración de quienes apreciamos sus valores y de los que fuimos sus grandes amigos.


Extractado de:
Loriente, Horacio: Ochenta notas de Tango. Perfiles Biográficos, Ediciones de La Plaza, Montevideo 1998. Auspiciado por la Academia de Tango del Uruguay.

Attadía, Alfredo

(Por Abel Palermo)

Bandoneonista, arreglador, director y compositor
(9 de enero de 1914 - 30 enero de 1982)
Nombre completo Alfredo Adolfo Attadía
Apodo: “El bandoneón de oro”

Nació en el barrio San Andrés de la localidad de San Martín, provincia de Buenos Aires. Se formó con el maestro Agustín Dellafranca y fue su principal característica un fraseo milonguero, de gran fuerza interpretativa.

Debutó a los 17 años, en una orquesta de señoritas en la Confitería París de su ciudad natal. Luego se integró a la orquesta dirigida por el violinista Alberto Pugliese, hermano de Osvaldo.

Al poco tiempo, junto al joven pianista Alfredo De Angelis formaron la Típica Florida y, en 1933, se integró al sexteto de Alfredo Gobbi, teniendo de compañeros al pibe Aníbal Troilo, a Orlando y José Goñi y al contrabajista Agustín Furchi. Continuó después con la orquesta de Ricardo Malerba y, posteriormente, acompañó al cantor Aldo Campoamor.

Se encontraba haciendo un relevo en la orquesta dirigida por el pianista Nicolás Vaccaro, cuando es convocado por Rodolfo Biagi a su flamante formación. Allí, realizó sus primeros arreglos.

En 1939, tuvo un paso fugaz por la orquesta de Armando Baliotti como primer bandoneón de una notable línea de fueyes: Argentino Galván, Armando Blasco, y Eduardo del Piano. Después se produjo su consolidación definitiva, su consagración, cuando es reclamado por Ángel D’Agostino para integrar su conjunto como principal bandoneón y arreglador. Recordemos que el cantor era el incomparable Angelito Vargas y que por esa orquesta pasaron figuras de la talla de Eduardo del Piano, Mario Perini, Víctor Félice, Alberto del Bagno, Francisco De Lorenzo, Víctor Braña, Alberto “Pajarito” García, Domingo Mattio y Alberto del Mónaco.

A mediados de 1943, con Ángel Vargas se desvincularon del maestro para formar rubro propio. Esta sociedad musical fue breve, a los pocos meses el cantor volvió con D’Agostino. Attadía se quedó con los músicos y se fue a Montevideo donde actuó durante un año. Al regreso realizó distintas presentaciones con su cantor Ricardo Gómez y al año siguiente incorporó a Alberto Ortiz.

En 1947, contrató al cantor Héctor Pacheco, luego de su paso por la orquesta de Pedro Maffia. Debutaron en Radio El Mundo y en el cabaret Chantecler, de la calle Paraná 440.

Recién surgido de las urnas, Attadía se indentificó inmediatamente con el gobierno popular del coronel Juan Perón. En 1948, fue convocado por el sello discográfico Lince, y registró con la voz de Pacheco, el tango “Descamisado”, de Antonio Helú y Enrique Maroni y la marcha de Sebastián Piana y Maroni, “Peronista”; después, el 23 de diciembre, grabó para Odeon, también con Pacheco, “Milonga para Gardel” y, con Jorge Beiró, “Senda florida”.

Luego de estas grabaciones, Héctor Pacheco se retiró por estar en desacuerdo con la incorporación de Beiró. El lugar fue ocupado por el exitoso Armando Moreno que se había alejado de Roberto Garza. En su paso por la orquesta dejó grabado los tangos: “Araca corazón”, “El Yacaré” y “Las cuarenta”.

Las actuaciones fueron cada día más notables, no sólo en su ciclo en Radio Belgrano, también en el Dancing Ocean de la calle 25 de Mayo 279 y en el cabaret Moulin Rouge. Una nueva convocatoria del sello Pathé, fue la confirmación de su bien ganado prestigio. También Montevideo fue testigo de su gran momento, en sus actuaciones en el histórico café El Ateneo, cerca de la avenida 18 de Julio y la Plaza Cagancha.

Al retiro de Armando Moreno ingresó Enzo Valentino, quien se había ido de la orquesta de Domingo Federico. Graban el exitoso tango de Herminia y Juan Velich, que ya el cantor lo había registrado antes con Federico: “Cualquier cosa”, con el mismo récord de ventas que en aquella oportunidad. En la otra faz del disco está el instrumental “Color de rosa”. También dejaron impresos: el vals “Recuerdo de mi madre”, la milonga “Betinotti” y el tango “Tus besos fueron míos”.

Las actuaciones en Radio El Mundo y Belgrano, en 1955, serían las últimas en el país. Muchos argentinos debieron exilarse después del trágico golpe de estado que derrocó a Perón y, entre ellos, nuestro director que se radicó en Caracas, Venezuela, donde fallece de un infarto a los 68 años.

De su obra como compositor, sus éxitos más importantes fueron “Tres esquinas”, “El Yacaré”, con Mario Soto, “Hay que vivirla compadre”, y “El cocherito”. También “Y te dejé partir”, con versos de José María Contursi, y los instrumentales “El negro Pintos”, “Compadreando”, “Entre copa y copa” y “Notas de bandoneón”.

Avellaneda, Lina

(Por Ricardo García Blaya)

Cancionista, poetisa y compositora
(23 de abril de 1955)
Nombre real: Liliana Lucía Pane

Esta bella muchacha que, además de cantar actúa muy bien, seduce a su público por su gracia natural, su afinada voz y su gran expresividad. Profunda y sensible, con una vida que no le escatimó las tristezas; detrás de su máscara de artista, esconde la tragedia de una hermana asesinada. Hago esta infidencia porque estoy convencido que, no obstante el dolor, tuvo la contención especial de una familia que adora la música e intuyo además, el consuelo mágico que le dio y le da el tango.
Nació en Villa Domínico, Provincia de Buenos Aires, en la clínica de la calla Azara y Mitre y es hija de inmigrantes españoles e italianos. Recibió de herencia de su padre, José María, el amor por el tango. Su apellido paterno es una referencia en el universo de nuestra música porteña, el bandoneonista Julio Pane es uno de sus primos. Asimismo, su madre, Hermelinda Rosa Rocha sigue cantando, todavía, las tonadillas españolas de cuando joven.

Cursaba aún la escuela primaria y ya actuaba en el Teatro Roma de Avellaneda. Se inició como cantante de temas folclóricos. Sin embargo, con los años sobrevino el tango y la necesidad de expresar una nueva problemática social y cultural.

Hoy, se luce en unipersonales de tango y humor, con monólogos y anécdotas profusas en teatralidad, fruto de tantos años de camino recorrido de la mano de grandes maestros.

Formada en la Escuela de Bellas Artes, completó sus estudios con Sebastián Piana en armonía y composición y con los más prestigiosos maestros de canto del país. Estudió teatro en el Centro Cultural Rojas. Egresó en Técnicas de la voz e Iniciación teatral en los cursos de la Universidad de Buenos Aires.

En su larga trayectoria ha sido distinguida como Vecina Ilustre de Avellaneda y ha sido nominada al ACE 94, a los Kilmes de Honor 94 y 95 y, finalmente, premiada en el 98. Ha recibido nueve premios en poesía, incluido el primer premio de Mitominas, de la mano de la poeta y ensayista argentina Tamara Kamenszain.

En el 2005, dio a conocer “Marrón y Plata”, un libro homenaje al Río de la Plata. Tiene 8 discos grabados y editados, por diferentes compañías discográficas.

Como artista reconocida ha sido convocada en tres oportunidades para hacer programas radiales afines al género, y los ha realizado en Radio Splendid, Radio Belgrano y FM Avellaneda.

Sus poesías y letras fueron musicalizadas por grandes compositores: Roque Martínez, Nicolás Ledesma, Daniel Binelli, Antonio Tarragó Ros, Juan Falú, Alejandro Devries, Hugo Díaz, José Ojivieki, Pablo Mainetti y muchos más.

En sus discos participaron las formaciones dirigidas por los pianistas Jorge Navarro y Nicolás Ledesma. Hizo presentaciones acompañada de grandes músicos: Walter Ríos, Antonio Agri, Pablo Mainetti, Horacio Romo, Quique Guerra, Jorge Rutman. También cantó con la Orquesta Nacional de Música Argentina “Juan de Dios Filiberto” y, a nivel internacional, con la Orquesta Juvenil de El Salvador y la Sinfónica Nacional de Guatemala.

Sus obras han sido arregladas por Roberto Pansera, Nicolás Ledesma, Daniel Binelli, Pablo Mainetti y Virgilio Expósito entre otros.

Realizó muchos shows y espectáculos imposibles de enumerar. Mencionaremos alguno de ellos: “El Inmortal del Sur”, con el actor Daniel Miglioranza; “De la raíz a la copa”, con el guitarrista Juan Falú; “Ciudadana”, con Antonio Agri; “Ahí va Lucas Romero”, con Armando Tejada Gómez, “Tangolina”, en Café Homero con Rubén Juárez y Julio Pane; “Silueta porteña”, en La Revuelta, con Ledesma, Guerra, Romo y Ojivieki.

En sus últimos cinco años, se presentó en temporadas consecutivas en Café Homero y en La Revuelta. Su presencia en el Centro Cultural San Martín, el Teatro Alvear, el Teatro San Martín, el Centro de la Cooperación, el Teatro Cervantes, es una constante en el panorama musical de nuestra ciudad.

En 2003, participó en la película “Yo no se que me han hecho tus ojos”, dedicado a Ada Falcón y dirigida por Sergio Wolf y Lorena Muñoz.

Sus discos: “Como la gente” (1987), con Lucho Servidio, Raúl Barboza, Domingo Cura y Mateo Villalba; “Marrón y plata” (1991), con Daniel Díaz; “Frágil” (1994), con Hugo Díaz; “Ciudadana” (1997), con Virgilio Expósito, Jorge Navarro, Lucho González, Daniel Binelli, Antonio Agri; “Tangolina” (2001), con el Mono Hurtado, Walter Ríos, Osvaldo Burucuá; “Silueta porteña” (2003), con Nicolás Ledesma, Quique Guerra, Horacio Romo; “La docena” (2005), con Pablo Mainetti, y “Entre las cuerdas” (2007), con Osvaldo Burucuá.

Avilano, Horacio

(Por Ricardo García Blaya)

Guitarrista
(24 de febrero del 1957)
Nombre completo: Horacio Omar Avilano

Si tuviera que definir a Horacio, diría que es un guitarrista bien tanguero, como los de antes. Su total respeto a la esencia del género y su técnica, nos hace recordar a la forma de tocar de los viejos maestros.

Comenzó a estudiar guitarra a los 12 años con Emilio Solas. Cuatro años después ya tocaba con su tío, Héctor Arbelo, el mismo que grabó con Julio Sosa. Fueron años de valioso aprendizaje y una serie de lugares y eventos que recuerda con cariño, junto a grandes estrellas: Floreal Ruiz y Rodolfo Lesica.

Por ese tiempo, junto con su hermano Carlos hacían una experiencia paralela tocando principalmente tango y algo de folclore en diversos lugares.

En el año 1973 conoció al eximio guitarrista Luis Salinas, con quien, tiempo más tarde, colaboró en los registros de los volúmenes 1 y 2 del compacto “Música Argentina”, que fuera ganador del Premio Gardel al Mejor Álbum de Folclore.

También tuvo la posibilidad de grabar con Enrique Espinosa, después junto a otro grande, Juanjo Domínguez y el cantor folclórico Chango Nieto. Además, con ellos participó en del último programa de Edmundo Rivero para la television argentina en 1982. Fueron tres temas con un quinteto de guitarras: los tangos “Por ella”, “En un feca” y la milonga “El último viaje”, en los cuales Horacio tocó el guitarrón.

En 1984, junto a su hermano y el guitarrista Domingo Láinez, acompañó a Hugo del Carril. Ese mismo año compartió escenario con el Cuarteto Colángelo (alternando con Néstor Marconi, Julio Pane, Fernando Romano y José Colángelo) y conformó el Cuarteto UB Tango, de la Universidad de Belgrano, junto a Orlando Gómez, Lucho Repetto y Tito Farías.

Desde 1998, integra el conjunto de Adriana Varela, con el que ha realizado giras por América y Europa.

Con la popular cantante grabó “Tango en vivo” y el dvd que lo acompaña. También hizo su aporte en el último trabajo discográfico de Adriana, “Encaje”.

Participó en las grabaciones de muchísimos artistas: con Nicolás Ledesma Cuarteto, con la compañía de Horacio Romo y Quique Guerra y la participación especial de Leopoldo Federico; con Juan Vattuone; con el dúo vocal Fuertes-Varnerín; con Ángel Cárdenas; con Néstor Soler; con Beto Solas; con Gustavo Shujman; con Celeste Carballo; con Tati Penna; con el cojunto del saxofonista Miguel de Caro; con Oscar Mangione.

Entre enero y febrero de 2005, realizó su primer disco con su trío, llamado “Tango Explícito”, para el sello Mutis. En él, junto a su hermano Carlos Avilano y Mariano Olivera, da testimonio del afecto que siente por nuestra querida música ciudadana.

Este joven maestro que hace de la humildad un culto, recuerda con cariño y agradecimiento a la gente que lo acompañó en su trayectoria. Y así, charlando con él, surgen los nombres de Roberto Pansera, Nelly Vázquez, Argentino Ledesma, Eduardo “Chino” Corti, Carlos Galván, María Graña, Marily Machado, Josefina Lichiardi, Cuarteto Fierro, Bernardo Baraj, Marcelo Macri, Walter Castro, Orquesta del Tango de Lomas de Zamora.

Ayala, Roberto

Nombre completo: Agustín Félix Gutiérrez
Fecha y lugar de nacimiento: 24 de abril de 1943 en la ciudad de Buenos Aires (Barrio de Palermo).


n 1962 enfrenta, por primera vez, al gran público en el recordado programa "La Campana de Cristal" que conducía en Augusto Bonardo el viejo canal 7 de televisión. Esa experiencia lo llevó a compartir cartel en importantes escenarios porteños, con figuras de la talla Floreal Ruiz, Héctor Mauré, Jorge Durán, Alberto Morán, Jorge Valdez, Chola Luna, entre otros.

En 1964, el maestro Leopoldo Federico realiza, en Radio Splendid, un concurso para incorporar a su orquesta un vocalista en reemplazo del recientemente fallecido, Julio Sosa. Entre 800 participantes, es Ayala el elegido para ocupar esa vacante, debutando el 1 de Marzo de 1965 en la ciudad de Baradero, provincia de Buenos Aires, con gran éxito.

Realiza con esta orquesta sus primeras grabaciones en 1965, con los temas: "Cuando me entrés a fallar" (de José M. Aguilar y Celedonio Flores), "Cuatro novios" (de Alfredo Gobbi, V. Vergara y R. Salinas) y "Desconocidos" (de Luis Stazo y Federico Silva). Permanece con Leopoldo Federico hasta el año 1968.

Es convocado por Nicolás Mancera al programa de televisión "Sábados Circulares" de canal 13, en el cual comienza su trayectoria como solista.

Se destaca en la noche de Buenos Aires, actuando en los escenarios más importantes: Caño 14, Michelangelo, Patio de Tango, La Querencia y muchos otros.

Integró el elenco del programa "Grandes valores del tango", de Canal 9, durante más de 20 años.

Efectúa giras por Colombia, Perú y también Japón y todo nuestro país.

Actúa acompañado por los más grandes maestros: Atilio Stampone, Walter Ríos, Alberto Di Paulo y el Sexteto Tango.

Filma la película "Gatica, el Mono", escrita y dirigida por Leonardo Favio, donde hace una muy buena versión de "Quiero verte una vez más" (de Mario Canaro y José María Contursi).

En 1997 graba un nuevo disco compacto, con el acompañamiento de Alberto Di Paulo, titulado "Nostalgias".

Aznar, Abel

(Por Néstor Pinsón)

Poeta y músico
(26 de junio de 1913 - 5 de marzo de 1983)
Nombre completo: Abel Mariano Aznar
Seudónimo: Faro

Que un poeta que le cantó al amor y al engaño. Careció del fuego sagrado de los grandes autores de su época, pero tuvo la virtud de la regular corrección de su rima y de haber captado el gusto popular a través de varios éxitos que se tradujeron en importantes logros comerciales.

Nació en Libertad, partido de Merlo (30 km al oeste de la ciudad de Buenos Aires. Su padre, español de Aragón, era empleado ferroviario y tocaba la guitarra y el bandoneón.

Trabaja desde muy joven con su padre, quien lo quería ver graduado de ingeniero químico. Recordaba el propio Aznar: «El viejo deseaba asegurarme el futuro y veía además, que yo tenía un porvenir en el ferrocarril. Y por eso, combatía a muerte mi afición por los versos. A pesar de eso pude estudiar violín entre mis 8 y 13 años. El colegio sólo lo hice hasta sexto grado, pero aprendí muy bien el idioma inglés junto a mi madre que era irlandesa. Pero a mi me gustaba la noche, la poesía y escuchar a "Pacho" (Juan Maglio), que a veces venía por los pueblos con su orquesta.»

Después de 1930 se vinculó al ambiente artístico y conoce al actor Federico Mansilla, que era director de Radio El Abuelito. Por su intermedio conoció a los cantantes Antonio Maida y a Nelly Omar.

En esa época compuso su primer tango "Igual te quiero", al que también le puso la letra, y fue estrenado en la radio por Nelly Omar, el 28 de junio de 1936, cuatro días después de la muerte de su padre.

Reflexiona el autor: «...y no pude demostrarle al viejo que había emprendido algo serio en la vida, por mi propio camino. Y me tuve que hacer cargo de mi familia además.» Y continúa diciendo: «Entonces, aparte de mi trabajo en el ferrocarril, daba lecciones de inglés en mi casa todas las noches. El cantor Eduardo Farrel estaba entre mis discípulos. También ayudé a Eloy Rébora a traducir libros. Pero, por ese motivo, me fui desvinculando del medio que a mi me gustaba. Tuve que empezar de nuevo.»

El pianista Armando Cupo le presentó a la cancionista Laurita Esquivel, al cantor Roberto Chanel y, al que más tarde fuera su colega, Reinaldo Yiso.

En esa época, Chanel empezaba con Pugliese, y en una ocasión le llevó un tema que habían hecho juntos. Cuando Pugliese leyó la letra le dijo al poeta: «Escribiendo así usted no va a ninguna parte.» Aznar confiesa que le resultó muy duro, pero con el tiempo se lo agradeció. En esos tiempos el letrista escribía versos demasiado poéticas y muy alejados de lo popular.

Tiempo más tarde su amigo Reinaldo Yiso le trajo una música del bandoneonista Luciano Leocata, al que le puso letra. El tema en cuestión se tituló "Y volvemos a querernos", que entusiasmó al cantor Jorge Casal hasta tal punto que se lo llevó al director Florindo Sassone y lo estrenan en el bar "Armonía" de la calle Corrientes y luego lo llevan al disco el 25 de enero de 1949).

La orquesta de Sassone también le grabó: "Y mientes todavía", también con música de Leocata, con la voz de Raúl Lavalle.

Osvaldo Ruggiero, sobrino de Leocata y bandoneonista de Pugliese, se lo lleva al maestro quien lo graba con el cantor Alberto Moran el 31 de mayo de 1949). Y, a partir de ese momento, resulta un verdadero éxito. Ya Pugliese había gragbado, con la voz de Roberto Chanel, "La mascota del barrio", que Aznar hizo en colaboración con Reinaldo Yiso.

La conjunción Aznar-Pugliese, continúa con varios temas más: "Y mientes todavía" con la voz de Alberto Moran el 26/7/1950; "Y todavía te quiero" con la voz de Jorge Maciel, el 21/6/56; "Y no le erré" con el cantor Ricardo Medina, el 24/7/1959; "Sueño malevo", con la voz de Alfredo Belusi, en el año 1960; "Jamás lo vas a saber", la voz de Jorge Maciel, en octubre de 1966.

Fue un autor profuso, que contó con la colaboración de músicos importantes, como el caso del ya mencionado Luciano Leocata y muchos otros. Carlos Di Sarli, con el que hizo "De qué podemos hablar", con Cholo Hernández "Sonatina", con Azucena Maizani "Y no somos nada", con Manuel Sucher "Nuestra última partida" y "Te doy un beso y me voy".

Otros títulos importantes de su obra son: "El último guapo", "Qué tenés que hablar de mi", "Y te parece todavía", "Vos hacés lo que querés", "El corsito del barrio", "Azúcar, pimienta y sal", "Anoche te soñé", y muchos más.

En "Cuadernos de difusión del tango" Nº 33, Tito Giglio nos cuenta que Cholo Hernández vivió con Aznar en su casa de Merlo durante diez años, y hace una descripción del autor en la que le atribuye una personalidad muy sensible y con un ansia enorme de afecto, que al recibirlo retribuía con creces.

Nos dice también que era un hombre flaco, de físico y de bolsillo, que apenas comía, pero consumía con exceso café y cigarrillos. Poseía un accionar nervioso y era de andar rápido, luciendo siempre un peinado engominado.

Con Leocata escribía con las melodías ya compuestas.

En SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores) figuran 233 obras suyas, pero sólo 88 fueron editadas y grabadas. Realizó traducciones para la editorial Julio Korn.

Y finaliza Giglio comentando que tuvo una faceta ignorada, que expresaba su fina sensibilidad: la pintura.


 
1  2  3  4
Siguiente >